Para una temporada con contrastes, nuestro armario apuesta por extremos colorimétricos. En cuanto cae la noche, los looks tienen mucho estilo con los abrigos cruzados estilo chaqueta de sarga con dibujo de pata de gallo. Combinados con el asfalto, los motivos de los 70 de un top rivalizan con los estampados psicodélicos de un vestido largo y fluido. Para un estilo más elegante, se elogia el rigor con un abrigo flexible de cuadros y una marinera emblemática o se puede rendir homenaje al reino animal ecuestre con caballos enfurecidos. Como una película en blanco y negro.